Star Wars: Episodio VII – El despertar de la fuerza (Star Wars: Episode VII – The Force Awakens)

(Dirigida por J.J. Abrams – USA 2015)

Star Wars 7 001

Un héroe lo es en todos los sentidos y maneras, y ante todo, en el corazón y en el alma. (Thomas Carlyle)

Rey (Daisy Ridley) es una intrépida joven que busca, entre viejas naves abandonadas, en el desierto de su planeta, Jakku, aquel material, en su mayoría restos de piezas de metal y máquinas, para truequearlos por comida. Es una chatarrera solitaria que conoce muy bien a la gente que habita en las arenas del despoblado en el cual vive. Segura de sí misma, siempre sabe defenderse de la maldad que campea entre las dunas por eso le resulta llamativo aquel hombre, Finn (John Boyega), quien busca tomar de su mano para correr y huir de esa iniquidad que es el ejército de la Primera Orden (organización militar que pretende el control de la galaxia). Huyamos juntos le dice Finn en un momento. Rey no necesita huir a ningún lado, ella tan solo quiere vivir en paz. Sin embargo la irrupción de este hombre en su vida y la también aparición de un droide BB-8, el cual contiene información clasificada para aquellos que luchan contra la Primera Orden, cambian por completo su presente y futuro.

Es la medianoche del pre-estreno de la película y la sala del cine se encuentra abarrotada de gente, no cabe ni un alfiler. Inicio del filme y los aplausos espontáneos no dudan en salir. Con la aparición de cada viejo personaje de la primera trilogía se escucha un bullicio de alegría: Han Solo (Harrison Ford), Chewbacca (Peter Mayhew), la princesa Leia (Carrie Fisher), C-3PO (Anthony Daniels) y R2-D2 (Kenny Baker). A esta suma de emociones, producto de recuerdos y momentos vividos con las 6 películas anteriores, hay que agregarle una más: la pequeña participación de un grande como Max Von Sydow. Solo actúa un par de minutos pero que excelente que comparta esas escenas con Oscar Isaac (interpreta al piloto Poe Dameron), Adam Drive (es el malvado Kylo Ren) y de cierta forma con Boyega. Lo importante de un actor tan recorrido en el cine es todo aquello que pueda compartir de experiencias y consejos a esos nuevos rostros de la saga.

Quiero rescatar dos ideas a partir de los personajes de Finn y Rey

1. Siempre vamos a necesitar de un maestro en nuestras vidas

El personaje de Rey tiene una gran energía, un afán por adquirir mayor entendimiento y conocimiento de la vida y sus avatares. La mejor forma de canalizar esta fuerza es a través de un maestro y obvio que este sea el mejor entre los mejores. Como decía el escritor griego Nikos Kazantzakis: “Los grandes maestros son aquellos que saben transformarse en puentes, y que invitan a sus discípulos a franquearlos”.

2. Es importante tener un sentido de propósito

A Finn lo han formado como un soldado al servicio de la Primera Orden pero en su primer enfrentamiento se cuestiona lo que está haciendo. No le gusta aquello de disparar, matar gente, por eso huye y se convierte automáticamente en un desertor, desleal, en otras palabras un traidor por lo que se supone debía luchar. Conocer a Rey le ayuda en su camino a ser un nuevo hombre fiel a lo que en el fondo son sus verdaderos ideales.

Y algo más: Entre Finn y Rey se produce una química de fascinación mutua. A ojo de buen cubero, Finn es el primero en caer, Rey luego. Ella le llama “amigo”, en cambio él “no tiene palabras”, tal vez porque es más brusco o temeroso de encontrar “el término adecuado” para lo que siente.

Star Wars 7 002

Observemos que el personaje de Rey tiene un papel destacado en la película, sobre ella recae el peso de la cinta y las intrigas por venir. Las figuras de Finn y Kylo Ren pasan a un segundo plano y más bien ayudan a la idea que tranquilamente podrían representar el “bien y el mal” imperfectos. ¿Por qué? Porque ambos tienen muchas dudas, no saben si ser “buenos buenos” o “malos malos”, son un reflejo de los tiempos que vivimos, o sea, tiempos de confusión en el mundo.

La película tiene muchos guiños al Episodio IV, sin embargo lo que la desmarca e independiza es que apuesta de una manera dinámica a ir develando sus intenciones. En 1977 éramos más románticos, hoy el 2015 no tanto. La vida es un círculo donde los humanos tienden a repetir lo que hicieron antes sus predecesores y así sigue, continúa. Lo que hace atractivo el paso de los años es que los humanos se adaptan a los cambios que ellos mismos van produciendo como sociedad.

Para finalizar solo queda decir: Aquí contando los días, semanas, meses para el estreno de Star Wars Episodio 8 y para la esperada gran actuación del ya veterano Mark Hamill como el estimado jedi Luke Skywalker.

Información del Autor: David Elías Cotos Espinoza (Lima, 1978). Estudió Economía en la UNALM. Ha formado parte de dos Antologías de cuentos en Argentina, una publicada el 2006 en Lanús y otra el 2015 en Buenos Aires. En Perú publicó un libro de cuentos titulado “Una mujer sin historia” bajo el sello de Editorial Casatomada. Desde el 2007 escribe una serie de blogs sobre cine, entre los que destaca “Cine para usar el Cerebro”, con el cual el 2012 gana en España el Premio Internacional a Mejor Blog de Cine y Televisión organizado por el Diario 20 minutos. Recibe también la Marca Perú (licencia de uso) por el Proyecto Observando Cine. Ha publicado siete libros en Amazon, convirtiéndose “El amor es como un pan con mantequilla” el de mayor suceso (Best Seller Abril 2013).

¡Comparte!

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>