Tres Colores: Blanco (Trzy kolory: Bialy)

(Dirigida por Krzysztof Kieslowski – Polonia/Francia/Suiza 1994)

blanco

El Tribunal estaba reunido, los jueces, los abogados de Dominique (Julie Delpy), sólo faltaba Karol Karol (Zbigniew Zamachowski). Llega demorado por las dificultades que le presenta el idioma francés siendo él, polaco. El motivo convocante, Dominique exige el divorcio ya que su matrimonio no fue consumado. Por su parte, Karol Karol intenta defenderse, y sobre todo defender su amor por Dominique en un idioma polaco que no es entendido en Francia.

En pocas palabras, Karol Karol es impotente, y no acepta el “no te amo ” de Dominique.

El dolor y la conciencia de la humillación se conjugan potenciando la necesidad de recuperar el amor de Dominique. A la humillación provocada por el estado de conocimiento público sobre la impotencia y cierta sensación de desigualdad frente a la ley por no saber hablar francés para defenderse, se le va sumando la obsesión de poseer, recuperar a Dominique.

Cuánto más se obsesiona, más negación recibe por parte de Dominique. Surgen reacciones como la amenaza con denunciarlo ante la policía francesa, pierde el pasaporte y también Karol Karol pierde la posibilidad de extraer dinero de su cuenta bancaria. Karol Karol, se encuentra sólo en Francia, no sabe cómo volver a su Polonia.

En una estación de subte, la No-Fortuna deviene en la Fortuna de ser descubierto por un polaco, mientras Karol Karol, silba una canción polaca folclórica. Mijail, el polaco, automáticamente le pregunta por su nacionalidad, confirmando su intuición.

Será una valija y un acuerdo entre ellos lo que facilitará, no sin peripecias, a Karol Karol, volver a su Polonia. Pero antes de irse roba la escultura del rostro de una mujer, muy muy bella. Karol Karol, asocia su belleza con la belleza de Dominique.

Ya en Polonia, es robado, golpeado y maltrado por sus propios compatriotas, también arrojan como una piedra inservible la escultura del rostro de mujer.

El tema sin duda de la película no es uno sólo, pero si ordenamos un poco, resalta, el cuestionamiento de la Igualdad y hasta dónde o cómo vive cada uno el dolor, las desigualdades y la humillación.

Podemos o no identificarnos con todos los personajes en determinados momentos, esa es una de las extremas bellezas de la película.

blanco Krzysztof Kieslowski

¿Habrá ganadores y perdedores? ¿Se podrán sostener los acuerdos y valores iniciales? ¿Hay amor cuando se es humillado?

¿Acaso la humillación no es una forma de maltrato hasta niveles obsesivos? ¿La obsesión nos permite ser libres? ¿Es lo mismo obsesión que pasión?

Y tantas preguntas más podrán desplegar al ver TRES COLORES: BLANCO – una de las partes de la Trilogía presentada por el cineasta polaco-francés  Krzysztof Kieslowski!

Krzysztof Kieslowski en algunas escenas del film nos habla a través de Karol Karol y a través de objetos, peines, esculturas, papeles blancos, idioma, canciones folclóricas, que los conforma en verdaderas alegorías, sobre su visión de la Polonia actual.

No puedo dejar de mencionar la exquisita música compuesta por su gran amigo Zbigniew Preisner, quién por otra parte tuvo nada menos que la misión de componer el Réquiem para la muerte de su íntimo amigo Krzysztof Kieslowski.

Información del Autor: Ana Inés Lenzo tiene profesorados y licenciatura en educación. Coordina un grupo que apoya Bibliotecas especializadas en literatura y arte en la cordillera argentina. El arte es su gran pasión. Su película favorita es “Las alas del deseo” de Wim Wenders.

¡Comparte!

Comentarios

  1. dice

    Desigualdad, dolor, humillación, es verdad que cada cual lo vive de diferentes maneras.
    Un nuevo punto de vista de esta película que seguro va a gustar.
    un abrazo.

    • ana ines dice

      Hola Mariola,
      Esto es lo que nos permite Observando Cine, aportar cada uno, desde su óptica, muchas veces tal vez, viciada por la propia experiencia.
      Bienvenido y el intercambio y bienvenida tú !

  2. dice

    Debo decirte, como casi siempre, no conocía esta película. Ya estoy empezando a creer seriamente que soy un inculto total en cuestión de cine.
    Sea como fuere, tú lo haces muy bien.
    Felicitaciones.
    HD

  3. dice

    Otra película que no conocía y que voy a tener que buscar. Me gusta de una película que me plantee tantas preguntas. Y que sea difícil darle una respuesta…
    Gracias por la reseña y la recomendación Ana!
    Besotes!!!

    • ana ines dice

      Hola Margari,
      Lo cierto es que cada vez cuesta más adquirir cine que nos movilice a la reflexión, hay pocas tiendas dedicadas a estas cintas. David con su trabajo de hormiga nos está mostrando que no somos pocos los amantes del buen cine.
      Los cineclub deberán darse cuenta también, o podríamos tener una agenda de locales que sí las venden.
      Gracias por tu comentario !

  4. dice

    En una entrevista en 1989, después del estreno de la serie de sus diez películas, El Decálogo, comentó “Yo no creo en Dios, pero mantengo una buena relación con él”. Este comentario improvisado típico e irónico con el tema de su fe, desmiente la absoluta seriedad con la cual Kieślowski investiga el asunto de Dios y la existencia humana ante Dios, de la fe y la esperanza, así como de la ética cristiana, en su serie El Decálogo. Igual que otros muchos directores y artistas Kieślowski se muestra reservado para hablar de temas de su intimidad; habla con facilidad y elocuencia de temas culturales y políticos, de la situación cinematográfica en Polonia o en el mundo, de las dimensiones técnicas y estéticas de sus películas, de films y directores que han influido en él, pero en lo que respecta a su vida personal—a sus relaciones con su esposa y su hija—o a su propia experiencia religiosa, Kieślowski cuenta poco de su intimidad.

    Muy interesante Ana Ines Lenzo, gracias por compartir! saludos desde Santiago de Chile!

    • ana ines dice

      Hola Leo !
      Tal como afirmas, el Universo Kieślowski no es para nada lineal, invita a recorrer sus aristas, sus pliegues.
      Sobre “Decálogo” quedará en batea, requiere mucho análisis previo, lo cual me motiva más aún.
      Afortunadamente cuento con amigos y amigas que me movilizan y a la vez me van dando como un pétalo más, para que yo vaya detrás de la rosa !
      Muchas gracias por tus palabras !

  5. dice

    Gracias por difundir el cine de Kieslowski! Es una maravilla como se sienten las manos de este hombre destruyendo nuestros prejuicios, minando nuestra conciencia de preguntas sobre aquello que uno consideraba una verdad, destruyendo certezas y ofreciendo en cambio preguntas, esas preguntas esenciales que habitan en nuestra mente y que desesperadamente buscamos responder.

    Kieslowski desde su cine de “ficción” enuncia una verdad humana que el cine “documental” muchas veces apenas logra rozar en su superficie. Quien no se haya zambullido en la filmografía de este cineasta, no se demore, no queda mucho tiempo que perder, encuentren el “Decálogo” de Kieslowski y vean la maravilla que es ese trabajo donde desde sus guiones Kieslowki logra vaciar de todo su contenido religioso a los diez mandamientos cristianos, que quedan obsoletos frente a una realidad que desborda las almas de sus personajes.

    … recordando este fragmento http://lesmarionnettes.blogspot.sg/2007/09/quotes_06.html pienso que quizas Kieslowski haya logrado encontrar la formula para describir la esencial desnudez del rostro humano a través de sus personajes donde la vergüenza, la humillación, lo sagrado, el deseo, el amor, el incesto, el rencor son todas manifestaciones validas del alma humana; Kieslowski nos encomienda la difícil tarea de reflexionar sobre estos personajes y sus tribulaciones que existen tras esos rostros que se nos presentan como familiares, que quizás habiten a unos pocos metros de nuestras vidas.

    Gracias Ana Ines Lenzo por elegir esta película maravillosa! Espero que pronto hagan otra reseña sobre el cine de este gran Cineasta!

    Abrazos! :-)

    • ana ines dice

      Hola Manuel,
      Comparto plenamente tus dichos. Kieślowski presenta el ser desde el deseo, al amor, esa necesidad tan humana, y todos los laberitos en los que podemos jugar o caer en la vida. Todo forma parte de la vida, en uno u otro momento.
      Gracias a tí por motivarme!

  6. dice

    Querida Ana: Hace poquito subí esta película a mi blog y debo decirte que, siendo, no un fanático, sino un “enfermo” de Kieslovki, es la que menos vi de él. La Doble vida… la habré visto… 10 veces, y todas las otras, mínimo, tres, cuatro. Lo que vos comentás de esta… me hace pensar en el por qué. Será que me dolió demasiado, que me pegó demasiado hondo, y entonces, a veces, uno prefiere “mirar para otro lado” ante el dolor?. Otro motivo más para pensarla…

    • ana ines dice

      Hola Gerardo,
      Lo dicho en respuestas anteriores: espacios de intercambio y reflexión, nos permiten, cambiar, ampliar, enriquecer, o replantearnos en nuestro propio Yo, acerca de nuestros placer y negaciones. Que por supuesto no es tan negación respecto a la película, y menos al Director por lo que nos cuentas.
      A su vez cada comentario me enriquece dándome más para disfrutar de esta obra de arte y seguir pensándola !
      Gracias por tu comentario y visita !

    • ana ines dice

      Hola Carlos !
      La frigidez recién es abordada con la Revolución Femenina, según entiendo. Tal vez no sea casual que la mujer esté en condiciones de dar y exigir más allá de la literatura.
      Muy buen punto.
      Bienvenido tu cuestionamiento y bienvenido tú !

  7. JOSE MARIA GATTI dice

    Es extremadamente difícil encontrar señales en este tipo de creaciones.El cine tiene la particularidad de dejar un relato abierto y la gran duda que se genera es si esa forma de expresión permite interpretar acabadamente la obra. Esto no es una excusa, tengamos presente el título ” Tres colores:Blanco.” Tres colores que pueden ser los primarios y el blanco que es un valor, no un color. Estamos con el matiz y la graduación de luz y en medio, el ojo del director, su mirada oculta y la visión. A partir de esto el resto, la cultura del polaco, el destrato, la represión sexual, lo mágico del compatriota, el fetiche y la nueva violación. Es una obra que debe verse con cuidado y suma delicadeza. Hasta aquí mi aporte.

    • ana ines dice

      Hola Jose Maria !
      Indudablemente tu amplia experiencia en cinematografía y literatura nos permite disfrutar de un nuevo aporte.
      Cada vez que se presenta una obra como cuestionadora de la actualidad pero por otra parte nos deja un sabor a meláncolía, cuanto menos merece ser admirada y luego vista con otros ojos y todos los posibles.
      Sobre el juego de palabras en el Título, coincido contigo, no creo que sea casual, aunque aludiendo a la Trilogía, hay mucho más en él.
      Eres bienvenido !

  8. Gustavo C. Posadas dice

    Querida Anita, gracias por compartir y difundir el cine de Krzysztof Kieslowski.
    Sobre ésta pelicula que combina los aspectos de “lo sublime y lo bello”, atraídos por esa desigualdad en que se desarrolla el personaje, denotando esa impotencia física y de lenguaje, contrapuestos por la bella música de Preisner, dejando al descubierto las facultades del alma, ante ese rechazo irreflexivo.

    Nunca es igual ver a través de los ojos de otro, pero si transmite esa escencia, en donde la parte humana se anida en el espectador.

    • ana ines dice

      Hola Gustavo !
      Tal como una Pintura, una vez hecha se debe tener en cuenta, tal vez, qué desea transmitir el pintor. Pero lo concreto, y bien lo sabrás tú, es que hecha la obra es patrimonio del público, que intenta dialogar con la obra.
      Y en todo diálogo, para llegar a un acuerdo de lenguaje aproximado, se parte de la propia experiencia, asignando significados según la propia vida vivida.
      Sin duda la experiencia propia debe ser sólo el punto de partida, sino no hay camino nuevo por recorrer.
      Bienvenido !

  9. Hugo dice

    Kieslowski ha logrado una metáfora en la que condensa, con arte y reflexión, esa batalla personal (pasión, dolor, obsesión, falta de respuesta) de Karol. Desde su drama, él intuye una luz violenta.

    • ana ines dice

      Hola Hugo,
      Destaco tus palabras “esa batalla personal” y por qué no, la batalla humana. Kieslowski solía decir, la vida no es fácil.
      Gracias por comentar !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>