El diablo viste a la moda (The devil wears Prada)

(Dirigida por David Frankel, Estados Unidos, 2006)

miranda

 Tiene razón. No encajo aquí. No soy flaca ni glamorosa. Y no sé tanto de modas. Pero soy lista. Aprendo rápido y trabajaré muchísimo.

Una mañana fría en New York, Andrea Sachs (Anne Hathaway) se prepara para salir de casa rumbo a una entrevista de trabajo. Andrea a diferencia de otras mujeres, no considera necesario alistarse con especial ritualidad en el maquillaje, vestimenta, accesorios y los infaltables zapatos como un sello característico femenino de los últimos tiempos. Tiene una entrevista para el puesto de asistente en la prestigiosa revista de modas “Runway”. La persona elegida debe asistir a Miranda Priestly (Meryl Streep), la jefa de redacción de la revista, una leyenda en el mundo de la moda, admirada por su trayectoria, así como también, temida por su trato frio, caprichoso, déspota y hostil.

Al llegar al edificio es recibida por Emily Charlton (Emily Blunt), quién enfatiza ser la asistente principal de Miranda, además de advertir sobre algunos puntos primordiales como: “necesitamos quién pueda sobrevivir aquí (las anteriores fueron despedidas)”, “trabaja con ella un año y podrás conseguir empleo en cualquier revista que quieras” y “un millón de chicas matarían por este empleo”, siendo ésta última frase mencionada a menudo en la película. De pronto, Emily recibe un mensaje y con inmediatez todos los compañeros son informados. Surge un clima tenso en la oficina y todos corren, se arreglan, cambian de zapatos, guardan sus cosas, etc. Estos malabares son observados con asombro y confusión por Andy (así prefiere Andrea que la llamen). ¿Cuál fue ese mensaje?, tan solo “está llegando”, refiriéndose a Miranda. En paralelo, vemos a Miranda llegar al edificio.

Así, empezó Andy su nuevo empleo (porque logra obtener el puesto), lleno de anécdotas y experiencias. Aquí se inicia el cambio, la nueva etapa donde deberá demostrar y demostrarse de lo que es capaz y qué es lo que quiere, busca y necesita.

devilprada

Las preguntas son ¿Podrá adaptarse Andy a aquél nuevo empleo, clima y relación laboral? ¿Podrá cambiar su esencia y estilo de vida por un nuevo performance alineado a la moda? ¿Será estrategia de sobrevivencia el nuevo estilo de vestir, comer e interactuar? ¿Todo vale frente al reto de alcanzar algún objetivo profesional o laboral?

“El diablo viste a la moda”, es una película para recomendar no sólo por las buenas actuaciones y guión, sino también por sus personajes interesantes, los cuales son temas de conversación en seminarios o cursos de recursos humanos, estilos de liderazgo, relaciones interpersonales, cultura y clima organizacional, entre otros.

Información del Autor: Mildred Carnero es Licenciada en Trabajo Social con especialidad en Bienestar Laboral y Recursos Humanos en la prestigiosa Universidad Nacional Mayor de San Marcos en Lima, Perú. Su pasión por el cine surgió desde temprana edad. Disfruta de ver, analizar y comentar sobre películas de todos los géneros cinematográficos, en especial de cine independiente, basada en hechos reales, intriga, comedia, otros.

¡Comparte!

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>